Buscar
  • Redacción

Prohibido Prohibir, Javier Jaramillo Frikas

TODO CAMBIA

Prohibido Prohibir

Javier Jaramillo Frikas

04/Mayo/2022

Al final vamos a parafrasear al poeta español Julio Iglesias, porque hoy, hoy, en medio de tolvaneras de detenciones lejos de aquí, de una actividad inusual de cuerpos policiacos normalmente pasivos y hoy directa y mediáticamente reaccionando (Marina y FGR detienen en Mazatlán “al más buscado”, entre ayer y hoy la fiscalía estatal, Ejército y GN, desarticulan a varios grupos delictivos, por ejemplo), y todas estas acciones No Vistas en años, obstaculizan mirar bien, porque “la bomba” es que Cuauhtémoc Blanco hizo cambios en su gabinete.




¡Vaya acción de estadista!


¿Son relevantes estos movimientos?


Cada óptica es respetable, así que no creo que le mejoren la condición a un equipo que en tres años y siete meses no ha funcionado. Imposible pensar que en una administración fallida, a estas alturas, exista la fórmula mágica para que aparezca, de los más de 100 mil millones de pesos ejercidos, una obra representativa (un puente, una gran carretera, un parque, una central camionera, la transformación de una ciudad, algo, lo que sea).


Improbable que con el simple movimiento de quitar a dos funcionarios inútiles, sin resultados, emerjan semi-dioses que transformen un Estado devastado en casi todos los rubros y hagan de Morelos el ejemplo nacional a seguir. ¡Qué más quisiéramos!


Hasta hoy y con estos al frente, todo ha ido para mal:


Sin desarrollo.

Primeros lugares en violencia.

Economía quebrada.

Cero credibilidad en las acciones de gobierno.

Cero credibilidad a los aparatos de justicia.

Poder ejecutivo que diario “juega a la comidita” con actos que solo quienes están dentro lo creen a medias—no más de 20 miembros de La Burbuja, todos de visita, sin un perro nacido aquí siquiera, algo que les duela—.


¿Que quepa la duda razonable?


No se puede. Han sido muchas las oportunidades que le han dado al ídolo del fútbol en su función ejecutiva. No hay más chance. Que va a salir un presidente con quien la mayoría de morelenses se ha identificado y le creen, y va a “manifestar su apoyo al Cuau”, muestras que terminarán de carecer de efecto, de tan constantes.


Aquel hombre tiene la carga de un país y no está fácil. Ello no le impide enviar cortesías políticas, un simil a los autógrafos que por ahí le piden a Blanco, fuera de Morelos. Lo que la gran mayoría conoce y reprueba de esta administración y su guía, lo saben quienes informan al presidente. Y este señor López Obrador, tiene crédito social, la prueba es Morelos. Así que los dolores que generan sus cortesías, las debe guardar para respaldar su auténtico proyecto en este pequeño territorio.


A él lo aprecian y reconocen. A Cuauhtémoc, comprobado, no…


“Mueve todo para que quede igual”, reza una máxima de la distracción política.


Eso pasó hace un rato. Nada que festejar en este piso de la vida morelense.


Y bien, Julio Iglesias cantaba —¿o también la compuso?— una canción que “estremecía” al mundo hispano con una profunda reflexión:


—“Al final, las obras quedan, la gente se va. Otras que lleguen la continuarán. ¡La vida sigue igual!”

240 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo